Se lo llevó, la tormenta y el tiempo

Se lo llevó, la tormenta y el tiempo

Murió en ese lugar,

Donde los sueños no valían nada.

Donde no podía volar.

Donde nadie lo esperaba.

 

Sonreía para no mostrarse débil.

Y no mostrar que ese día se despistó,

y llegó por error al lugar de donde no sabía salir.

 

El silencio lo ahogaba.

La oscuridad le hacía perder el ánimo.

La soledad hablaba con él todas las noches,

y era la única que aun le daba esperanza.

Esperanza de que algún día alguien lo encontrara.

 

Se preguntaba si alguien sabría llegar hasta él.

Si algún día sabría salir y volver a casa.

 

Ella sufría.

Todas las noches pensaba dónde podía estar,

y por qué no quería ser encontrado.

Se enfadaba con él por haberla dejado allí sola.

No entendía por qué se había empeñado en salir solo ese día.

La noche anterior él le habló de sus sueños.

Ella tenía miedo de perderlo para siempre si él llegaba a tener éxito.

Y él tenía miedo de no llegar a mantenerla a su lado.

 

Ella era su serenidad, su paz, su fuerza, su alegría.

Nada sin ella tenía sentido.

Nada sin ella sería capaz de ser.

Pero a veces quieres tan fuerte que hasta sientes miedo.

Y el miedo lo llevó donde estaba.

 

Tantos días habían pasado, que vagamente podía recordar las cosas que se dijeron esa última noche.

Vagamente recordaba sus sueños, sus inquietudes, sus deseos, sus ganas de ser, su éxito, su fuerza…

La verdad es que vagamente recordaba quién era.

Y vagamente fue muriendo cada día.

 

Fue desapareciendo como desaparecen los recuerdos.

Y murió solo sin ser nunca escuchado.

Murió sin alcanzar sus sueños …

Y murió sin ella.

Murió en ese lugar.

Donde nada vale nada.

 

Título: letra de Vetusta Morla

 

Amantes perdidos

No Comments

Post A Comment