He venido a jugar

He venido a jugar

Hace un año ya que dejé un trabajo que me apasionaba, donde aprendí muchísimo y en el que había estado 6 años (E1). Todo ello para entrar a otra empresa (E2) donde buscaba cumplir un sueño que me hizo acabar en otra empresa (E3) con el fin de “financiar” mi sueño. 
Pero los caminos no son siempre lo que parecen así que acabé en otra empresa (E4), la que fue mi trampolín para acabar en la empresa actual (E5)… Este año he hecho que hacienda trabaje un poco :p
A veces me paro y pienso….
“#Uuuuaaaaaalaaa…flipo”, así, siendo tan llana. Sin más pensamientos filosóficos. 
Nunca sabes lo que la vida tiene preparado para ti…aunque el camino haya sido pedregoso, qué de cosas han pasado solo en un año!.
Y quién lo iba a decir!!… Y es que he tenido tanta suerte!

No de encontrar trabajo…
sino por haber sabido gestionar mis aptitudes para llegar a ellos,
haber sabido sacar partido a mis herramientas para poder exprimir al máximo las 5 experiencias,
y haber sabido abrir la mente para captar todo el conocimiento que me ha dado cada una.
Y bueno, como no, haber conocido a tanta gente fantástica.

A día de hoy pienso, 
ey! 
Aquí estoy. 
Esto sé hacer. 
Esto quiero aprender.
Esto es lo que soy.
Esto no me interesa.
Esto puedo conseguir.  
Esto lo voy a mejorar. 
Este es mi objetivo. 
Esta quiero que sea mi vida. 
Esto es lo que quiero.

Y bueno, parecerá fácil decirlo pero me jugaría una apuesta en William Hill a que más de uno no lo tiene claro.

Con la boca bien abierta y actitud chulesca digo… Ey! No te creas, esto no lo hace cualquiera. 
Cada experiencia vivida tiene un precio. Y es que al final la vida es una transacción de emociones.
Tu no recibes si no das.
Y no es karma. No se trata de ayudar a viejitos a cruzar pasos de peatones.

Lo que hay que dar es valentía, ganas, tomar decisiones, correr riesgos, estar dispuesto a poner tu vida patas arriba, estar dispuesto a subir y a bajar, a descender de tu perfil profesional, a dedicar horas para seguir aprendiendo, a empezar de nuevo en todos los sentidos, revolver tu estómago cargado de emociones y sensaciones.

Todo ello para conseguir algo… El qué? No tienes ni idea.
Algunos locos dicen que la felicidad.
Otros se preguntan si vale la pena….
No sé, yo lo único que intento es no ser una planta.
Sentirme viva.

Por tanto, todo esto ha pasado porque me he atrevido a tomar decisiones.
Erróneas o acertadas, he movido mi rueda de la vida y la he dejado andar.
Sé que aun no se ha acabado.
Una cosa es saber a dónde vas y otra es llegar.

Pero la suerte, la suerte es tener la conciencia tranquila en que llegue a donde llegue…voy por mi propio camino.
Siempre me sentiré segura (bueno, voy a ser humilde y decir “casi siempre” segura) porque voy cargada con una mochila llena de lo que realmente soy.
Y cuando uno utiliza su verdadero YO..está siendo fiel a sí mismo y todo lo demás no importa.

Al final la gente se queda con los hechos, lo que has vivido, tus pasos, tus errores, …
La familia preocupada como si fuera domadora de tigres y mi vida estuviera en juego cada día.
Preocupados por lo que vivo, mis cambios, la incertidumbre…

Y es que mucha gente no entiende que estas son las reglas del juego y he venido a jugar.

De ganar ya no hablo porque en el juego de la vida siempre se gana.
(Si lo sé, es muy Mr. Wonderful)


Y es que no, lo importante no es lo que sea capaz de explicar en un Whatsapp o una cena entre amigas.
Lo valioso, no es dónde haya estado ni con quién.
Lo realmente valioso es el proceso.
La riqueza interior, el autoconocimiento, la autorregulación, la automotivación.
Esto es lo más difícil de explicar.
Todas aquellas habilidades interpersonales adquiridas por el camino.
Las que me llevarán a seguir rodando hacia mi objetivo final.

Toma ya. Toma charla coachingniana… Pero es así…
Ahí mi amigo Steve Jobs de nuevo…con su confianza en el corazón y sus puntos conectados.
Cuánta razón tenías amigo!
Y qué poco me gustan tus aparatos!.

Ahora, ¿te he dejado dudas de si salir o no de tu zona de confort?

Si tuviera que dar un consejo…sería…

No lo hagas. 

Que ya somos muchos y se está mejor con menos gente 😉


To be continued…
No Comments

Post A Comment