Anna Jfont

 

Mi nombre es Anna, con dos “n”, como me obligó a puntualizar mi profesor de matemáticas en secundaria (alemán). Quizá él es una de las primeras personas que me enseñó lo importante de marcar ante los demás tu propia personalidad.

Jiménez Fontdevila, son mis apellidos, de origen andaluz y catalán. Desde el 1987 he estado por La Molina (Pirineo catalán), Lanzarote, Tenerife y hasta la actualidad, Valencia. También tuve un “affair” con el continente sur-americano durante 3 meses de viaje por Colombia, Panamá y Costa Rica. Una vez estuve a punto de cumplir mi sueño y abandonarme en Australia pero me raptaron en mi actual trabajo, donde estoy desde 2010.

En mi casa siempre se respiró una gran pasión por el arte y la creatividad gracias a mi madre, una artista con muchas ideas en la cabeza, pero con pocas oportunidades para desarrollarlas.

De mi padre adquirí la obsesión por la lógica y la objetividad. Algo que se peleaba a gritos con lo anterior.

Con la experiencia, he sabido aprovechar esa lucha interior, para sacar lo mejor de esa unión, un equilibrio entre el caos y el orden, entre la imaginación y el arte, entre las ideas y el proyecto.